viernes, 28 de agosto de 2015

¡Pero qué bien sienta el verano! La vuelta ya es otra cosa ¿eh? BIZCOCHO INTEGRAL DE PLÁTANO ¡Facilísimo y Riquísimo! Y su versión con harina de trigo normal y azúcar blanca. ¡Lo tenemos todo!


Imagen de la versión receta con harina normal de trigo 
y cúrcuma como colorante natural amarillo

     HOOOOLAAA BIZCOCHINES!!! La etapa de sol y playa se me acabó y... ¡vuelta a la realidad! Aunque tengo que decirles una cosa, la realidad también es una maravilla: nueva temporada, proyectos nuevos y... ¿¿¿¡¡¡pantalones nuevooosss!!!??? Jajaja! Pues ¡que me quiten lo bailao, amigo! Menudos festivales paelleros, costilleros, mojiteros (esa historia ya la conocen) y festival de todo, familia, achuchones, merendolas, paseos, amigos,... Con eso uno vuelve QUE NO CABE EN SÍ, ¡PERO DE GOZO! Qué maravilla... creo que se nota que he vuelto con las pilas cargadas, tanto, que después a uno le entran como remordimientos, sabes, y claro, lo primero que se me ocurre es hacer una recetita rica con harina integral y azucar moreno... Jajaja! Vean, vean...


     
     Pues sí, así es... un bizcochito con muchas menos calorías ya es algo, no? Vamos, que te apetece algo dulce, pues toma bizcocho de plátanos, integral, para digerirlo mejor. ¡Pa'dentro! 

     Aquí les pongo la receta por escrito, pero también la pongo en vídeo y verán lo rápida y fácil que es (además, en el vídeo tienen la receta con medidas de vaso de yogur, bueno, yo justo cogí el de un yogur que tenía más grande, pero con el normal también lo haces genial), y lo tenemos todo a mano! Desde que la prueben van a tener que atarse las manos porque no van a querer comerse los plátanos hasta que estén requetemaduros para poder hacer este súper rico queque! O bueno, también pueden convertirse en el CLIENTE MÁS ADORADO DEL FRUTERO al ir a comprarle: "Señor frutero, quiero los plátanos más maduros que tenga". Vamos, que se le saltarán las lágrimas cada vez que nos vea entrar en la "fruti".

** INGREDIENTES:


  • 3 huevos medianos
  • 200 gramos de azúcar moreno
  • 190 ml de aceite de girasol 
  • 220 gramos de harina integral
  • 1 cucharada sopera de levadura
  • 1 cucharadita (de las de café) de canela
  • 4 o 5 plátanos bien maduritos
  • Opcional: 2 cucharaditas (de café) de cúrcuma (colorante amarillo natural, fantástico). Yo se las puse a la versión con harina de trigo normal.



     
>> NOTA: SI QUIERES HACER LA VERSIÓN CON HARINA DE TRIGO NORMAL, PUEDES PONERLE LA MISMA CANTIDAD QUE DE HARINA INTEGRAL Y AÑADIRLE, PARA DARLE UN TOQUE DE COLOR ACORDE CON EL INGREDIENTE PRINCIPAL (EL PLÁTANO, CLARO, JE) UN PAR DE CUCHARADITAS DE CAFÉ DE CÚRCUMA (ES UN COLORANTE NATURAL (TONOS AMARILLOS) IDEAL, ESO SÍ, AUNQUE SI LO PREFIERES PUEDE SER COLORANTE ARTIFICIAL, COMO PREFIERAS Y SEGÚN TENGAS A MANO).





** ELABORACIÓN: (La tienen en versión video-receta y también escrita)



1. Preparamos un molde rectangular de unos 40x30 cm (también pueden utilizar un molde redondo de unos 30 cm de diámetro. Yo lo uso cuadrado porque luego me gusta cortar el bizcocho en 6 porciones cuadraditas que quedan muy cuquis). Engrasamos el molde y esparcimos almentras picadas o el fruto seco que más les guste, además de esparcir también azúcar moreno y canela. (La verdad es que yo le puse pocas almendras, pero era sólo para decorar un poquito. Igualmente, lo de añadir los frutos secos es opcional, claro). Una vez añadidos estos ingredientes, ponemos como medio plátano picado también y así, si la presentación te parece más bonita poniéndolo boca abajo, se ven los platanillos picados.
2. Precalentamos el horno a 180 grados.
3. En un bol mezclamos  los ingredientes secos: la harina, la canela y la levadura.
4. En otro bol, mezclamos los 3 huevos con el azúcar. Batimos hasta que quede una mezcla blanquita y esponjosa.
5. Añadimos todos los plátanos que previamente (en caso de que estén maduros pero no mucho) habremos picado, unos, y aplastado otros. En caso de que estén bien maduros se pueden añadir partidos a la mitad y casi se deshacen solos (esto mejor hacerlo con la pala en vez de con las varillas).
6. Añadir la mezcla de harina, levadura y canela de forma gradual y parar de mezclar cuando vean que tienen ya una crema homogénea, que ha ligado. No sobrebatir.
7. Verterlo en el molde y hornear a 180º durante unos 35 minutos. Una vez pasado este tiempo, pinchar para comprobar si está listo o si necesita más tiempo.

     Una vez horneado, dejarlo reposar 10 minutillos en el horno y ya puedes desmoldar y que termine de enfriar sobre una rejilla. 

     Y una vez frío... ¡ Toca lo mejor de todo! ¡CATARLO! ¡Sí! Catar un queque SIN REMORDIMIENTOS! Jajaja! En Madrid no había ni un gato, es lo que tiene agosto, así que me eché mi banquetita a la calle y al fresco (porque este día hacía fresco) que me lo merendé!



¡Esto tienen que probarlo!

Y EN LA PRÓXIMA ENTREGA... 
¡¡¡CUPCAKES DE BOUNTY!!!
¡SE OS VA A HACER LA BOCA AGUAAAA!

¡UN BESAZO, BIZCOCHINES!

sábado, 22 de agosto de 2015

Estado de ánimo: ¡ENTUSIASMADA! Una fantástica versión de mojito...en un cupcake. ¡POR LOS REENCUENTROS!

     A ver, a ver... ¿Quién (mayor de edad, claro...) no se ha tomado, o probado alguna vez un refrescante mojito? Bueno, vale, seguramente habrá quienes no lo han probado, pero seguro que, al menos, saben que el Señor Mojito existe, sip, y que suele ser el rey del verano junto a su protagonista (al menos desde mi punto de vista) la HIERBABUENA (en mi tierra le llamamos hierbahuerto, jajaja, suena gracioso para los que no lo han escuchado nunca, je, pero para nosotros una palabra ¡de lo más normal! ¡Cosas de las tierras de cada uno!).      Pues bien, hoy les presento... ¡¡¡tatatacháááááánnnn...!!! La increíblemente exquisita VERSIÓN DEL MOJITO CON ALBAHACA, sí sí, han leído bien, al-ba-ha-ca.
   
    ¡Pero aún hay más! ¡Con limón! Madre mía, tienen que probarlo porque no imaginan lo bueníssssiiiimo que está, vamos, que si me tengo que tomar un mojito, que sea éste. Y claro, como yo a todo al final le busco la VERSIÓN PASTEL ¿qué hice? Unos CUPCAKES DE MOJITO DE ALBAHACA Y LIMÓN. ¡Ouuu Yeah! 

     Les cuento brevemente su historia. Tenemos un amigo chef, un fantástico chef, que como hacen todos los amantes de los fogones, siempre ponen a sus comestibles creaciones ese toque personal que les hace diferenciarse. Pues él le añade esta maravillosa plantita, en vez del habitual hierbahuerto, y limón en unas texturas que son las que hacen este mojito taaaannn alucinantemente refrescante y único! "Vaya", pensé, "¡ahora no me va a quedar más remedio que convertirlo en pastel"! Jajaja! Y el mejor formato de pastelillo, para mí, era el cupcake. ¡Y así lo hice! Vamos, que si a mi madre le gustó el buchito de mojito que sorbió para probarlo, ya no les digo la crema que hice para el cupcake... "Sabe al mojito", me dijo. ¡Qué linda! 

     Sin duda, las circunstancias eran ideales para liarme el mandil a la cabeza y hornear. Vacaciones, playa, familia, amigos y... ¡un asadero en casa de mi hermana! ¡Ñam! Costillas, pollo, papas arrugás con mojo, ensalada de tomate fresquita, hey, con albahaca y aceite (era el día de la albahaca por lo visto)... 

     Vamos, entusiasmá que estaba yo después de tantos meses sin verles. "¡El postre lo he traído yo!" dije con una tono gamberrillo. ¿¡Qué mejor ocasión que un tenderete familiar para disfrutar de semejante postre!? Eso sí, los peques de la casa tuvieron que remediar sus ansias golosas con un yogur, sí, podría haber sido algo más glamuroso, peeeero...

     Venga, que me dejo de tanta cháchara y vamos a lo que interesa: ¡LA RECETA!

** INGREDIENTES:

- 2 huevos medianos
- 200 gr. de azúcar blanquilla
- 150 gr. de mantequilla
- 100 ml. leche
- 250 gr. de harina
- 15 gramos de levadura (1 sobre)
- ralladura de limón (al gusto)
** ELABORACIÓN:

* Para la masa (12 cupcakes):

1. Colocamos las capsulitas para los cupcakes en una bandeja para cupcakes o en moldes de silicona (todavía recuerdo las primeras magdalenas que hice sin colocar las cápsulas en ninguna bandejita que las mantuviera en pie ¡Jajaja! ¡Menudo desastre, parecían tortillas! Estas cosas no debería contarlas...jaaa! Vale que era una niña, pero son esas cosas que pasan y que jamás quieres recordar! ¡Y menos contar! Jajaja)

2. Precalentamos horno a 180 grados

3. Batimos la mantequilla y el azúcar hasta que quede una crema homogénea.

4. Añadimos un huevo, mezclamos, y añadimos el otro huevito.

5. Y finalmente añadimos la ralladura de limón y alternamos la leche y la harina tamizada con la levadura. Mezclamos bien y ya podemos verterla en las cápsulas.
Miren el tamiz antiguo que tiene mi madre en casa.
¡El de toda la vida! Me parece tan bonito...
6. ¡Al horno! 180 grados 20-25 minutos. Y lo de siempre, como cada horno tiene personalidad propia, a los 15 minutillos echamos un vistazo y si creemos que ya están listos, pinchamos con un palito de brocheta o cuchillo y ¿sale limpio? ¡Ya están listos! ¿Sale con algo de crema? ¡Aún le quedan unos minutos! En cuanto estén listos los dejamos enfriar unos cinco minutos en la bandeja o silicona donde los hemos horneado y luego los retiramos a una rejilla para que enfríen del todo. 

* Para la crema/frosting:

- 12-15 hojas de albahaca (si desean un sabor más intenso pueden añadir hojas al gusto)
- 100 gr. de mantequilla
- 300 gr. de azúcar glas
- 2 cucharadas soperas de zumo de limón (exprimido y colado)
- 2 cucharadas soperas de ron blanco

1. Trituramos unas 12 hojitas de albahaca. La cantidad va en función del gusto. 
2. Añadimos las 2 cucharadas soperas de limón exprimido y colado y volvemos a triturar.

3. Añadimos las 2 cucharadas de ron blanco y volvemos a mezclar.


4. En un bol tenemos lista la mantequilla en punto pomada (blandita, pero no derretida) y vertemos la mezcla de la albahaca triturada, el jugo de limón y el ron blanco. Removemos con las varillas, si son eléctricas mucho mejor porque yo casi me convierto en Hulk porque mi madre no las tenía en casa y tuve que hacerla con varillas sí, pero a mano! Y vamos, que también sale, lo único que no tan esponjosa como la conseguimos con unas eléctricas o ya no digo, si tenemos robot de cocina. ¡Qué maravilla! En este caso podemos batir con la máquina unos 3 minutos para que quede suavecita, muy cremosa.





     
    
          
     ¡Y aquí los tienen! Unas magdalenitas decoradas elaboradas a base de un magnífico ¡mojito de albahaca y limón! Unos cupcakes perfectos para incluir en una comida con amigos, eso sí, como se lee en los prospectos: mantener fuera del alcance los niños porque estos pastelitos son sólo para adultos y, por cierto... ¡IRRESISTIBLES! ¡Pruébalos!

¡Un abrazo bizcochines!



viernes, 14 de agosto de 2015

RECUERDOS: JESSICHUPS BUZOS NOVATOS. La forma más alucinante de perder los miedos...RODEADA DE PECES! Y una de mejillones!

     GLUB, GLUB... Hola! GLUB... Se me acabaron las vacaciones y me vino un flash de una experiencia que para mí, además de enriquecedora y gratificante, fue de lo más emocionante. APRENDER A BUCEAR POR TRABAJO, en un principio me pareció terrorífico por mi miedo a meter un pie donde hubiese más de dos metros de profundidas (je, es cierto por mucho que me haya criado en la playa), pero con calma, paciencia y control mental (sí, mental, madre mía en mi vida me había concentrado tanto y luchado contra mis miedos para no salir despavorida lanzada aleteando cual pececillo miedoso, hacia la superficie! 

     Pues bien, como esta experiencia fue poco a poco tornándose de amarga a lo más dulce del mundo, qué menos que dedicarle unos Jessichups Buzos, novatos, pero buzos! No se me rebelaron, nop, pero llevaban un ratito de elaboración con todo el cariño de los de los detalles. 

     Por eso, porque tanto la historia vale la pena, al menos para mí fue la bomba lironda, como estos personajillos merecen volver a tener su día de protas porque se curraron su indumentaria, aquí retomo este post cargado de sensaciones, experiencias, cariño y, como no, dulce bizcocho cubierto de chocolate y golosinas! Al agua patos!!! Aquí va la dulce historia, tal cual ocurrió... GLUB GLUB...
   Y por fin salieron de las profundas aguas de la orilla!!! Jejeje! Les presento a los nuevos amiguetes ´Jessichups Buzos Novatos...aunque felices'!!! Se me ocurrió hacerlos a raíz de uno de mis viajes por trabajo, siempre tengo que comprar la cena en algún centro comercial o algo (es que eso de cenar sola en la barra de un bar me da como palo! Jejeje, pero no desayunar! Para eso no hay barra que se me resista! Es mi comida favorita del día y no sé por qué, pero me encanta desayunar por ahí, en esas cafeterías que huelen a pan tostadito y café...) Bueno, pues eso, que siempre que me voy de paseo buscando algo de cena me topo con los típicos puestitos de chuches (pastillas de goma en mi pueblo, vamos) y no puedo evitar pararme a buscar gominolas con las que hacer, pelos, ojos, bocas o lo que sea!  
  
   Y claro, éste es el resultado de bolsitas y bolsitas que compro en cada puerto!  El tema se me ocurrió porque encontré gominolillas guays para elaborar los buzos novatillos que tenía en mente después de haber trabajado mes y medio, codo a codo con mi instructor y cámara Karlos Simón, por toda España dando a conocer los fondos submarinos en el programa España Directo. Una experiencia MA-RA-VI-LLO-SA, intensa y agotadora, pero maravillosa.

    Si se fijan en las boquitas, quise darle el toque simpático, el tubo casi es más grande que sus bocas y por eso tienen así los labios! El cangrejito, los pececitos,...todo es dulce y nada...tachán...nada es fondant! Ole! Lo conseguí! Cero fondant en los Jessichups!
     Como pueden apreciar, los tubos para respirar son laaarrrgos laarrrgos, es simplemente una forma en la que expresar que son novatillos, jejeje, una gracieta vamos! 
Y el flequillo de la niña le cae por delante de las gafas de buceo (madre mía, la de veces que salí yo así, toda "despelusá" de los fondos!!!! jajaja!).
 
   Aquí les muestro algunas fotos de mi enriquecedora aventura submarina. Claro! Aquí la única novata, entre estas tres personas, soy yo porque Karlos y su sobrino (que creo que no llega a los 15 años) intentaban que pusiera en práctica, ya en el mar, lo que había aprendido en la piscina! Yo era un auténtico patito! Jajaja! Y ellos unos máquinas!
   Sin duda, como he repetido tantas veces y jamás me cansaré de repetir, toda una terapia antiangustia con la que logré controlar esos miedos con los que algunas personas se encuentran día a día, eso de tener un poquito de claustrofobia, eso de que un día el estrés puede contigo,... y además, lo más grande, descubrir que los lugares mágicos que creemos que sólo existen en nuestros sueños o en la ficción... existen... los tenemos tan cerca... 
Evidentemente a pie a lugares de ensueño, pero... ¿por qué quedarnos en la superficie cuando podemos disfrutar de ambos? Secos o "mojaos" lo suyo es sentir, vivir...
       Comparto estas instantáneas con ustedes porque me gustaría transmitirles toda la buena energía y las lecciones que el buceo me enseñó en un intenso, intensísimo, mes y medio. 
     Decena y decenas de experiencias que me demostraron que nuestros miedos, esos que sólo están en nuestra cabezota, pueden desaparecer y, si no lo hacen del todo, al menos podemos controlarlos, en vez de que nos controlen a nosotros, impidiéndonos disfrutar de las preciosas experiencias y momentos que se nos presentan. 

   Está claro que también depende de nuestros gustos. Yo, chica de mar, canaria, de familia pescadera y marinera, piso poco la playa, la verdad. Mi hermano bucea por afición y me decía que tenía que probarlo, mi respuesta: "ay que no, que a mí no me interesa meterme en medio del mar ése azul oscuro, a saber lo que me llega desde el infinito incierto..." 

                                                                                                          

      Después de vivir esta experiencia, me ha quedado claro que nos podemos perder tantas cosas preciosas simplemente por no echar un vistazo porque el coco, la cabeza, te dice que le da apuro... Como el que le tenía yo a los chuchos de mi pueblo, Puerto de Mogán, en Gran Canaria (conocidos como rayas, mantas,... se llaman de mil maneras según el lugar). Ya llevaba cuatro semanas de buceo por España, faltaban dos, las dos últimas eran Canarias y Baleares. Y claro, en Canarias le pedí a mi instructor y cámara que me llevara a bucear a mi pueblo. Y esta foto es de cuando llegamos (que había calima) y un ratito después que ya se había despejado y esta lista para lanzarme al agua y superar mi miedo...¡¡¡a los chuchos de mi pueblo!!!! 
   Le conté que cuando era pequeña e iba a la playa veía muchos chuchos por la orilla, que sabía que tras el muelle había un barco hundido donde también había y que no estaba segura de poder hacerlo... así fue que cuando me saqué esta foto la risa era de puros nervios! Estaba realmente nerviosa porque para mí era un reto que no sabía si iba a superar...eah! Al agua mi niña! Pues allí que estuve yo aleteando pa´llá,  aleteando pa'cá y, mientras sentía y escuchaba mi profunda respiración, a unos casi 20 metros de profundidad, pensaba... Jessi... ¡lo has conseguido! Ya no hay miedo, sólo entusiasmo! 

   Sinceramente, se me cuajan los ojos mientras escribo. Para mí el buceo ha sido una liberación, una experiencia repleta de la buena enería que envuelve este mundo... Y si no, miren las siguientes fotos, eso sí, ya hemos dado el salto de isla, de Gran Canaria a Tenerife...
   
   Esto no son chuchos, son supeeerrrrrchuuuuchoooossss! Jajaja! Y la que está jugando con ellos soy yoooo!!! Jessitartas! Jajaja! En mi vida pensé que haría esto! Menuda experiencia! Sólo les digo que grité bajo el agua cuando se me echaron encima literalmente! Pero ya cuando vi cómo podía acercarme a ellos y cómo jugar con estos bichos de más de dos metros...aluciné!!! Buás! La bomba! Menuda explosión de sensaciones!  Qué bueno, al descender los miraba así como de reojo y desconfianza y luego no podía dejar de perseguirlos como una niña! Y así fue que cuando salí a la superficie, después de una horita con ellos, no podía ni vocalizar del subidón! Jajaja!

El chucho "confianzúo" se me echó encima, parecía un edredón!
Ya me atreví a acercarme y bailar con él... increíble! Menudos animales sorprendentes
   He querido añadir esta última foto, ya en Baleares, concretamente en Formentera (fíjense en mi cara de flipe, jajaja!). Estoy con mi instructor y cámara que no se imaginaba lo que esta experiencia estaba significando para mí, bueno sí, algún día parábamos a comer, jajaja, y en esos ratitos le contaba que muchas veces, al ver imágenes, peces, estampas tan increíbles me decía a mí misma: Jessi, no te emociones que si lloras no lo ves!!! No te lo pierdas! 

   Por cierto, si algún día se animan a bucear, échense en la mochila un par de bizcochos rellenos de esos que preparamos habitualmente porque uno sale, literalmente... muerto de hambre!!! Jajaja! Verdad, verdad!
   A esta experiencia, a todos los que ven el mundo con gafotas, botellas y regulador y a todos ustedes con los que comparto mi pasión por la pastelería creativa va dedicado mi post. 

   A todos los que han logrado controlar sus temores, infundados o no, gracias a experiencias como ésta que se convierten en terapias de lo más inesperadas! Por cierto, más de una vez diseñé tartas mientras estaba a 20 metros de profundidad! Jajaja! Es lo que tiene, no lo podemos evitar!

   Millones de besos!
   Jessi
Porque hay que intentar disfrutar cada minuto. Fuera los miedos irracionales que nos impiden exprimir las maravillas que nos regala la vida de este bendito Planeta Tierra. Y si es con un buen bizcocho en la mochila, ya entonces no se puede pedir más! Porque con la tripa vacía las cosas no se ven igual de bonitas! Jajaja! Un beso enorme, amigos!

lunes, 10 de agosto de 2015

A TOPE DE BUENA ENERGÍA. Vacaciones... BIZCOCHO PLAYERO FAMILIAR

Holaaaa. ¿Qué tal ha ido la semana? ¿Quién no EXPRIME las vacaciones al máximo? YO SÍ, A TOPE. Aunque también es verdad que a veces, mientras aprocho el tiempo, entre exprimida y exprimida, je, no puedo evitar hacer un postre, y si lleva bizcocho o galleta mucho mejor (por cierto, saben que soy la reina de las exclamaciones...pues llevo un par de post en los que no habrán visto ni una, y no es porque no me entusiasme o grite de emoción mientras escribo, no, es que el ordenador de casa está rebelde y como que no quiere exclamar, vamos, que también está de vacaciones y quiere trabajar lo justo...ven, aquí pondría otra pero NO HAY MANERAAAAAAAA...

Pues a lo que iba, que exprimiendo las vacaciones, organizamos un día playero familiar fantástico y, como no, no puede faltar el DULCE (qué bien sabe después de que tropecientas olas te hayan revolcado y hayas tragado más agua salada que una tortuga, comerte un buen pedazo de chocolate con pan, engullir nosécuantostrozos de bizcocho/queque y todo lo empalagoso quesetepasepordelante...¿o no? 

Pues sí, así que aquí está una de las recetas que me dió una vecina del pueblo el día de la procesión marítma de la Virgen del Carmen mientras yo no podía parar de engullir A DOS CARRILLOS (jaaajaajaaa) el INCREÍBLEMENTE DELICIOSO BIZCOCHO QUE HIZO PARA QUE SE NOS SALTARAN LAS LÁGRIMAS  NADA MÁS LLEGAR A PUERTO... Madre mía, un pecado.
Y como a veces me pasa, que cuando te das cuenta ya te pilla el toro, a mí me pilló la noche (signo de exclamación, je) y cuando me di cuenta eran las once y media de la noche y yo sin hacer el bizcocho playero... Claro, a esas horas uno ya tiene las neuronas ingobernables, jajaja, pero las metí a camino y la receta salió rica rica...eso sí, a la una de la madrugadaaaaaaaa...  A una ya se le iba la pincilla, je
 Pues bien, esta receta es tan sencilla que te la puedes guardar en la memoria sin demasiado esfuerzo, así que puedes elaborarla sin necesidad de que tengas que echar mano de internet o tu libro de recetas. Venga, vamos a hornear un bizcocho que se hace en un pis pás:

** Ingredientes:

- 4 huevos
- 220 gramos de azúcar (si no tienes pesa puedes llenar un vaso de los de agua o 2 de los de yogur)
- 220 gramos de harina (equivale a 2 vasos de los de agua o 4 vasos de los de yogur)
- 2 cucharaditas de levadura (de las de café) 
- 100 ml de aceite (equivale a medio vaso de los de agua o un vaso de los de yogur)
- 2 yogures al gusto
- 2 peras guisadas o 4 rodajas de piña (y si tienes poco tiempo, puedes comprar una latita de macedonia de frutas, o de piña o de la fruta que más te guste, eso sí, yo prefiero que estén en su jugo a que estén en almíbar, pero eso va según gustos, claro, pero como la receta ya lleva azúcar pues prefiero el juguito natural). Lo importante es elegir fruta rrrrrica en AGUA, evidentemente este bizcocho no saldrá tan fresco y esponjoso con plátano, por ejemplo.

** Elaboración:

1. Engrasamos un molde de unos 20 cm de diámetro y precalentamos el horno a 180 grados (lo mejor para no gastar mucha luz por excedernos en el precalentado es tener todos los ingredientes ya pesados y a mano, puede parecer obvio, pero a veces ese "precalentamiento hornil" se alarga más de lo necesario, con el consiguiente gasto y susto ante la llegada de la terrorífica factura, porque nos liamos con otras cosas...evidentemente hablo por mí, madre mía, pero ya me tengo la lección aprendidísisísimaaa)

2. Batimos los 4 huevos con el azúcar hasta que ambos hayan ligado bien y resulte una mezcla aireada y de un amarillo clarito. Lo puedes hacer con un robot de cocina o también con las siempre estupendas varillas que tenemos guardaditas en ese cajón reservado para nuestros queridos trastitos de la cocina, a que sí?

3. Una vez obtengamos esa rica mezcla (prohibido comérsela a cucharadas, jajaja, porque es probar y no poder paraaaaarrr) añadimos el aceite y mezclamos hasta integrar.

4. Añadimos las peras guisadas (PERO YA TRITURADAS JUNTO AL JUGO) o la macedonia o piña, lo que hayamos elegido (pero siempre mejor este tipo de fruta con mucha agua) y mezclamos bien.

5. Tamizamos la harina junto a la levadura e iremos alternando la harina y el yogur, acabando siempre con la harina.

6. Al hornooooo...unos 40 minutitos. Pero vigilándolo de cerca que ya sabemos que la prueba del algodón con los bizcochos se hace con un cuchillo, ja. Pinchar para averiguar si está listo o hay que sumarle unos minutillos más al horneado.


     Y...tachaaaannn... SUPER BIZCOCHO PLAYERO POROMPOMPEROOOOOO... 
No es por nada, pero a veces no hace falta demasiada parafernalia para hacer algo rico rico... EL TRUCO, según me dijo Verónica, está en AÑADIRLE FRUTITA TRITURADA y SI ES CON TODO SU JUGO MUCHO MEJOR. Y vaya que si lo era. Miren la pinta del queque, yo lo hice pedacitos para que en la playa fuera más fácil comerlo. Ñaaaammm... 


     No duró un asalto... Si es que era lo que yo decía y el común de los mortales...a la playa siempre con buen protector solar, agüita y un buen bocao dulceeeee para rebajar el nivel de sal tragado a revolcones de olas en la orillaaaaaa...

     Espero que os animéis a hacerlo porque se elabora en un momento y está de lujo pirujo. Porque, si tienes invitados en casa, sean niños o mayores, van a tener la mejor merienda del mundo. Bueno, vale, o desayuno...o, venga sí, o tentempié...je, lo suyo es disfrutar saboreándolo.

Y EN EL PRÓXIMO EPISODIO...
CUPCAKES DE MOJITO DE ALBAHACA, SÍ, AL-BA-HA-CA
Yeah
     Un besazo de queque  playero (añadan signo de exclamación...)
      
     Jessi












miércoles, 5 de agosto de 2015

MORRIÑA vs SUBIDÓN FAMILIAR: Nada como estar en casa... LA FELICIDAD SE LLAMA... BROWNIE MARINERO, por lo SALADO, jur

     ¡AAAAYYY! MADRE MÍA, QUÉ MALA ES LA "MORRIÑITIS"... Seguro que muchos de ustedes se sienten identificados conmigo al vivir lejos de la ciudad o pueblo donde crecieron y donde está la mayoría de su familia y muchos amigos... Pues para todos nosotros, jeje, y para los que tienen la suerte de tener a su gente cerquita (den muchos besos y abrazos siempre siempre) va dedicado este post...y este ¡súper brownie marinero!
     Claro ¿qué puede quedar mejor que un buen bizcochito salado en un pueblo marinero? Toda la morriña que tenía (y de verdad que era absoluta) se me quitó en el mismo instante en que pisé mi Playa de Mogán (para los que somos más jóvenes Puerto de Mogán) al suroeste de Gran Canaria. Principalmente porque aquí reside toooooda mi familia, pero también porque, todo hay que decirlo, miren que es bonito, caramba. Ah, ¿que si no lo ves no lo crees? Pues mra el siguiente video porque la estampa desde la que hago mi receta no deja lugar a dudas. 

     Por cierto, he querido recuperar una receta cuyo paso a paso elaboré hace ya bastante tiempo y que creo que, de verdad, MERECE LA PENA rehacer y PROBAR. BROWNIE SALADO en un marco que carga las pilas. Vean, vean... Y tomen nota...
Les cuento: grabé la receta completa en video, pero el ordenador que utilizo en el pueblín no es el mío y no me permite cargarlo (vamos, que no me las arreglo para conseguirlo) así que he añadido videos cortitos a modo de introducción y de resumen, combinándolo con fotos y explicaciones escritas y detallada (y en cuando domine a este ordenador rebelde la cuelgo completita aquí o en enlace en mi canal de youtube). Vamos al lío.

 Seguro que muchos de los que leen este post habrán puesto en práctica tropecientas recetas de esas que vemos en los blogs que visitamos a menudo. Yo también, claro! Y hoy les traigo esta maravilla de Brownie que publicó el superblog I am Baker que, a su vez, extrajo de www.roxanashomebaking.com

Éste es el ingrediente estrella de este brownie
    Pero... ¿qué es lo curioso que tiene este brownie? Pues... que ¡¡¡LLEVA QUESO!!! Pero no un queso cualquiera, no. Nada de eso de tener facilidad para encontrarlo... Por mucho que busqué y rebusqué por las mejores queserías de Madrid e, incluso, por internet a ver si lo vendían online (si alguien lo encuentra que me lo diga) no había manera y... ¿saben dónde vine a encontrarlo? En mi pueblo!!! Jajajaja! Me parto! En el mismo super! Claro, yo vivo en Madrid y mi familia en Gran Canaria. Me habían dicho que era más fácil dar con él en zonas donde residan noruegos y, es lo que tiene Canarias, más de uno hay... Así que lié a mi hermanita que se pateó media isla sin encontrar este queso marrón noruego, se recorrió todo lo habido y por haber hasta que alguien le dijo: ¿has mirado por casualidad en el super del pueblo? Jajaja! Increíble, siempre había estado allí... es que de verdad... y me hizo el favor, y llegó a mi casita fresquito! Qué ilusión recibir estos 250 gramos de brown Norwegian cheese! 

Pero QUÉ PASA SI NO LO ENCUENTRAS EN TU SÚPER HABITUAL? No hay problema! Puedes SUSTITUÍRLO POR OTRO QUESO TIPO MINI BABYBEL ya que tiene una textura similar y no es extremadamente salado.

    Y... ¿QUÉ TIENE DE ESPECIAL este queso marrón? Pues que tiene un sabor que recuerda al DULCE DE LECHE!!! Eso sí, con un ligero toque saladito que no imaginan el punto que le da al brownie! Está riquísimo!!!! Aquí les muestro el quesito envuelto para que puedan tomar nota del nombre... como para aprendérselo de memoria!!! Jajaja! 
    Y en esta otra foto les presento al quesito ya desenvuelto, dan ganas de comérselo a mordiscos!!! Es el mismo que ven cortado en cubitos en la primera foto, dentro de una cucharita medidora rosa. Eso sí, le eché menos de 100 gramos porque era para probar, no fuera que demasiado queso empalagara mucho. 







     Llega el momento de mezclar todos los ingredientes de la receta de Roxana's Home Baking: que, por cierto, como estoy de vacaciones y no siempre tenemos una pesa a mano, mi hermana me sugirió que por qué no incluía las medidas tomando como referencia un vaso de agua, y me pareció buena idea, así que ahí van los ingredientes con ambas medidas, CON Y SIN BÁSCULA:


** Ingredientes:

170 gramos de mantequilla (medida = 1 vaso de agua casi lleno)
170 gramos de chocolate del 52% (medida= 1 vaso agua lleno)
150 gramos de azúcar (= 2/3 vaso de agua)
2 huevos
80 gramos de harina (= poco más de medio vaso agua
Una pizca (algo así como una cucharadita rasa de café) de levadura química. Recordemos que tampoco queremos que el bizcocho suba demasiado.
Una pizca de sal
80 gramos de queso Gjetost (queso marrón noruego) o tipo mini BABYBEL = medio vaso de agua de daditos de queso de 1cm aproximadamente.
Y si te apetece refrescarte, añade a tu porción de brownie unas cuantas bolas de helado al gusto, el de caramelo le va de maravilla

**Preparación:
1. Mezcla la mantequilla en crema (debes sacarla de la nevera con antelación) con el chocolate derretido previamente. Deja a un lado y espera a que se enfríe.
2. Precalentar el horno y hornear el brownie a unos 180º. Engrasar el molde.
3. Cuando el chocolate y la mantequilla mezclados estén atemperados, viértelo en un recipiente grande para añadir y mezclar con el azúcar. Bate a media velocidad durante unos 2-3 minutos (yo lo hice con unas simples varillas, a mano) y ve añadiendo los huevos. Batir bien.
4. Añade la harina, la levadura y la sal. Mezcla hasta que estén bien combinados.
5. Añade los cubitos de queso y mezcla, como ves en la imagen.
¡Ahí van los cubitos!
6. Ya sólo toca verter al molde previamente engrasado y hornear durante 40 minutos (en el blog de Roxana lo horneaba, como dije anteriormente, durante 50 minutos) a unos 180 grados (recuerda que cada horno es un mundo, lo digo por si saben que deben quitarle unos graditos). 

     Y... ¡al horno! Eso sí, en el blog de Roxana detalla que lo tengamos 50 minutos horneando, yo lo haré 10 minutos menos la próxima vez porque para mi gusto quedó algo pasado de tiempo, pero claro, estamos hablando de que cada horno es un mundo, aunque estaba igualmente riquísimo!
    Y así lo hice en esta ocasión (porque las recetas no siempre salen bien a la primera, ya nos gustaría). Después de unos 40 minutos al horno el RESULTADO fue éste: un bizcochito que no crece demasiado, vamos lo que viene siendo un brownie en sí mismo, pero muy ESPONJOSO y jugoso y CON UN Sabor tan especial como adictivo.

     Ésta soy yo en MI SUFRIMIENTO por sacar una bonita foto al sol, REGAÑAÍTA PORQUE ENCANDILABA COMO MIRAR DE FRENTE UN BOMBILLO jaajaaaja. Y me dije, venga Jessi, que uno solo pone las fotos donde sale bien, vamos a reirnos un poco de nosotros mismos. Eah, aquí que va. Jaaajaaa
     Eso sí, ésta me encanta. Les presento a mi familia. La foto tiene nombre como los mejores cuadros de Renoir, jiiji. Se llama: MI FAMILIA, COME QUE TE COME BROWNIE MARINERO, por lo salado y por lo salaos que son ellos.
    Por cierto, no se piensen que sobraron estos tres pedacitos, no. MI SOBRINO DE 4 AÑOS SE LOS COMIÓ SIN COMPASIÓN. Decía que estaba muy rico. Me sorprendió porque que un sabor tan particular con ese toque semi-salado le guste a un niño dice mucho. 

    Les recomiendo que lo prueben! De hecho, voy a probarlo con otros quesos porque ese contraste dulce-semisalado está riquísimo! POR SUPUESTO EL SIGUIENTE SERÁ QUESO DE CABRA CANARIO (que es muy fácil de conseguir, de hecho yo lo compro en mucho supermercados de Madrid sin problema). Sin duda la mejor opción para los golosos a los que les gusta probar y experimentar con nuevos sabores!

    Un superbesote de superbrownie! 

    Y gracias a todos los blogueros que compartís recetas maravillosas!!! 

Y LA PRÓXIMA SEMANA, EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO: 
Nos llevamos el bizcocho a la PLAYA...


    Jessi



martes, 14 de julio de 2015

Si no te quita la gripe...¡al menos te quita el hambre! BIZCOCHO DENARANJA Y...MAAAANNNNGO! Ju! Vitamina C a porrón!

 

     ¡Menuda la que han liado los virus en este cuerpo canario! Madre mía, ha sido verme pelín despistada y todos los bichillos veraniegos ¡se me han echado encima! Vaya semanita que me ha dado el gripe, vamos, estoy como si me hubieran "molíoapalos". ¡¡¡Que se me quite estoooo!!!

     Está claro, hay que ayudar un poquito al cuerpo porque ¡no solo con paracetamol se cura el hombre! Así que...vitamina C en vena, directita, que no hay nada como el remedio de toda la vida. Eso sí, éste, en versión más dulce aún. Les presento ¡la versión queque del remedio de la abuela! Por que habrá que probar, digo yo...

     NARANJA Y MANGOOOO!!! Como se dice en mi tierra: Vitamina C por un tubo! Pues vamos a lo que estamos ¿no? Les presento al señor Mangazzzzooo y a la señora Naranjita. Madre mía qué forma de intimidar, el mango pesaba ¡casi un kilo!
     Comienza la aventura del Queque Quitavirus, el FAMOSO QUEQUE (bizcocho) QUE SI NO TE QUITA LA GRIPE... SEGURO QUE TE QUITA EL HAMBRE!!! Jajajaja!

* Preparación:

     1. Lo primerísimo que tenemos que hacer es la CONFITURA DE MANGO. Así que... a "partisquear" el mango (PARTISQUEAR: es una palabra que usamos mucho en casa para cuando queremos decir "cortar sin ton ni son, cuando no importa que los trozos sean distintos"... y nos resulta una palabra graciosa, jejeje). ¡Pero no pruebes el mango! Si no, estarás perdid@ porque...están de muerte!!! Yo lo que hago siempre, para no quedarme sin mango (porque me encanta) para el bizcocho, es comerme la pipa! Bueno, no literalmente, me refiero a rechupetearla sin miedo a los hilillos tocanarices que luego te tienen a punto de dejarte sin dientes de las veces que te los tienes que lavar para que se vayan de ahí. ¡Fuera! Pero desde que soy chiquitilla (crecí entre los pescaos de mi pueblo y la finca de mangueros del padre de mi amiga Ana) me ha valido la pena pelearme con las "hilachas" después del festín! ¡Es que hay que comerse un mango SIN PENSAR en las consecuencias! Jajaja!

     Pues eso, tras "partisquearlo" con un cuchillito, lo siguiente es meter los pedacitos en un caldero con un chorrín de agua y dos cucharadas de azúcar. A fuego lento 10 minutos, removiendo de vez en cuando, y... ¡ya tienes la confitura! ¡Por favor, cómo está! Que si te sobra, te la desayunas al día siguiente con una tostada y un café con leche y tan pichi!
     2. Le toca el turno a la señora Naranja, la pobre no sabe lo que le espera! ¡Trituración Time! Si tienes un robot de cocina aniquilador de frutas perfecto! Si es Thermomix, unos 4-5 segundos a velocidad máxima y de una bonita naranja redondita entera pasa a ser esto! Una amalgama de gajos de naranja y su piel que luego da un sabor al bizcocho que me encanta! Y con pedacitos! Eso sí, para el que le guste, y a mi me pirra encontrarme esos "turundolillos" en el bizcocho. La pipa que mastiqué ya no tanto! Jajaja! Por eso siempre es mejor partirla en varios trozos para asegurarte de que no hay pipas! No como yo, que me entró la vena trituradora y ahí, sin pensar, entera que la eché!
    3. Mientras se hace la confitura, aprovechamos para ir adelantando el rico quequito con estos ingredientes y los siguientes pasos de elaboración:

* Engrasamos dos moldes de 15 cm de diámetro y precalentamos el horno a 160 grados si es con aire, si tu horno es sin aire, a unos 175 grados.

* Ingredientes:

- 3 huevos medianos
- 1 naranja triturada (¡con piel!)
- 150 gramos de azúcar 
- 200 gramos de harina
- 5 cucharadas soperas de confitura de mango 
- 120 ml de aceite de girasol 
- 1 cucharada sopera de levadura (unos 15 gr)

** Elaboración del bizcochín:

1. Batimos el huevo y el azúcar hasta que quede una masa cremosa

2. Añadimos el aceite y mezclamos.

3. Le toca el turno a la naranja triturada y a las 5 cucharadas de confitura de mango (madre mía ¡está para comérsela sola!).

4. Añadimos la harina tamizada junto con la levadura (siempre evitar sobrebatir la mezcla porque como nos pasemos mucho batiendo luego no sube todo lo que podría).

5. Vertemos en los moldes (a mitad de molde) y... ¡al hornoooooo!

     Pues al horno que lo metí unos 40 minutos (ya saben que los hornos de cada uno tienen vida y carácter propio, así que palillito o cuchillito en mano para saber si está hecho pinchando y que salga limpito) y aquí tienen al amigo Mango y la amiga Naranja que pasaron a mejor vida esponjosa!

     ¡Ah! Es verdad, que hay que ver el corte y probarlo que si no, ya para qué hace una un queque quitagripes si luego no se lo come... Pues...antes hay que averiguaaaaarrrrrr... 

¿DÓNDE ESTÁ LA JESSITARTA? ¿WHERE IS THE CAKE? 

Aaaaaahhhhhh!!! Frío, frío... caliente, caliente!!!

ESTA SEMANA... ¡¡¡LA SOLUCIÓN!!!
     Y después de haber elaborado un bizcochito rico con naranja y de liarnos con la JessiAdivinanza dulce...toca DESVELAR DÓNDE ESTÁ LA TARTA ENTRE TODA ESTA FRUTA!
Una vez tenía el bizcocho listo y reposadito, eché mano de una crema de mantequilla básica elamantequilla

- 110 gramos de mantequilla

- 460 gramos de azúcar glass

- 8 cucharadas soperas de leche

- 1 cucharadita (de las de café) vainilla. Yo utilicé la riquísima de Madagascar que me trajeron mis tíos como regalo...de dónde? Desde la mismísima Madagascar!

- 4 cucharadas soperas de la confitura de mango que hemos elaborado! Ñam!

A rellenar el bizcocho, a enfriar un ratito y a esculpir! Esculpir en forma deeeeee... MAAAAAAANGO! Ju! 
Y aquí lo tienen! Bueno, yo diría mejor, aquí LA tienen, porque esto pa mí es una mangA moganera en toda regla!

TACHAAAAANNNN!!!

      NOTA FINAL TRAS LA CATA. Ejem, ejem, me pongo seria (jijiji). Que me ha pasado lo que siempre ha dicho mi padre: "Mi niña, la gripe, sin medicamento, dura 7 días y, la gripe, con medicamento, dura 1 semana" Jajaja! Siempre con sus chistes-bromas de toda la vida! Y razón no le falta porque ¡así es!


     Lo dicho (en el video), si no me quitaba la gripe al menos me quitaba el hambre! Y vaya que si me la quitó! ¡Vamos, que se me olvidó por un rato que estaba hecha un trapo!

     Espero que prueben la recetita porque está ¡rrrrica rrrricca!

     Un besote!
     Jessi